Versió en català    English version
 
      Las 24 Horas motociclistas de Montjuïc
 

Date una vuelta al circuito!! ( 2.8 Mb)

Click aqui

Re-edición de los carteles anunciadores de las 24 Horas Motociclistas de Montuïc

Las 24H de Montjuïc

Texto de Lluís Pupré


En 1947 se fundó Penya Motorista Barcelona, entidad formada por un grupo de aficionados y practicantes de los deportes del motor: motociclismo y automovilismo, dispuestos a dar mayor actividad a las competiciones, con programas muy ambiciosos que se fueron cumpliendo a lo largo de los años de existencia de la entidad.

Su primer presidente fue Tristán Desvalls, al que sucedieron: Joaquin Cuyás, Mariano Cugueró, Joaquin Calvetó, Antoni Vidal Llobatera, Antonio López López, quienes supieron rodearse de equipos formados por entusiastas directivos, que demostraron siempre su capacidad para enfrentarse a las más complicadas organizaciones de las que las"24 Horas de Montjuïc", que con las subsiguientes etapas de prueba Nacional, Internacional, Copa de Europa y Campeonato del Mundo de Resistencia, es la más exponente. 

La primera edición de esta carrera de velocidad y resistencia se disputó el 3 de Julio de 1955, en el circuito del parque de Montjuïc, de la que en un comentario aparecido en el rotativo La Vanguardia, se decía:

"Un éxito completo, rotundo, han significado estas "24 Horas" rodadas en el circuito de Montjuïc, que tanto habían preocupado a los organizadores, quienes temieron que la empresa resultara superior a sus fuerzas."

En realidad, no fue así, Penya Motorista Barcelona demostró capacidad para montarlas y desde el director de la carrera Enrique L. Massé, hasta el último control, todo el mundo cumplió su cometido, su cometido con entusiasmo y con pleno sentido de la responsabilidad.

"En el aspecto deportivo registramos otro éxito de gran transcendencia, por lo que significa el triunfo de la industria motociclista nacional".

El comentario, se refería a la victoria del equipo español formado por la pareja Juan Soler Bultó -- "Turuta", que recorrió 1.935,922 Km. al promedio de 80,633 Km/h, alternándose en el pilotaje de una Montesa de 125 cc de serie, de fabricación nacional.

Ampliar sortida de l'any 1985

A los tres años de haberse instituido la carrera, ésta ganó la internacionalidad, con la presencia de pilotos y máquinas extranjeras, triunfando los italianos Gandosi - Spaggiari con una Ducati de 125 cc, elevando la distancia recorrida a 2.228,266 Km, al promedio de 92,870 Km/h.

Las máquinas de pequeña cilindrada perdieron el predominio que habían mantenido en el trazado del circuito, cuando en 1.959 los británicos Daniel - Darvill, con una potente BMW 600, fueron los vencedores sin poder superar el récord establecido tres años antes, por la Ducati 125 cc de Gandosi - Spaggiari. 

Ese año la carrera se vistió de luto, a consecuencia de un mortal accidente del que fue víctima Conrado Cadirat, uno de los mejores pilotos motociclistas de aquella época, quién sufrió una caida y posterior atropello de un corredor que le seguía de inmediato que no pudo evitar la colisión. Se dio la triste circunstancia, que pocos meses antes, en un accidente de aviación murió su prometida, la gimnasta Olga Soler y en el que también perdió la vida el gimnasta Joaquin Blume.

En su séptima edición, en 1961, conjuntamente con el "Bol d'Or", las "500 Millas de Thruxton" y las "24 Horas de Warsagge", las "24 Horas Motociclistas de Montjuïc", puntuaron para la I Copa de Europa, competición establecida por la Federación Internacional Motociclista, ante la importancia que iban tomando internacionalmente las carreras de resistencia. 


Otra BMW 600, pilotada por los británicos Darvill - Price, elevaron el récord a 2.325,5 Km. y el promedio a 96,897 Km/h fue la vencedora. El corredor español Ricardo Fargas, formando pareja con el italiano Enzo Rippa, relevándose en el pilotaje de una Ducati 250 cc, fueron los triunfadores en 1962. 

Al año siguiente, el éxito fue totalmente español, con la victoria de los hermanos Jorge y Ennrique Sirera con una Montesa 250 cc, marca que además se adjudicó el Trofeo Cadirat, instituido a la memoria del infortunado piloto catalán. 
La Copa de Europa se convirtió en 1965 en Campeonato de Europa, en el que se incluían las "24 Horas de Montjuïc", que tanto habían contribuido a la preponderancia tomada internacionalmente por las carreras de resistencia de larga duración, en las que se ponía a prueba la fuerza física de los pilotos y el rendimiento mecánico de las motocicletas. 
En esta edición, vencieron los británicos Butcher - Degens, con la Dresda-Triton, un híbrido propulsado por un motor Norton. El español Busquets y el italiano Villa, con una Montesa 250 cc, en 1966, superaron la barrera de los 100 Km/h de promedio, estableciendo el récord en 102,047 Km/h.
Siguieron triunfos de pilotos españoles: Iglesias - Giró con Ossa; Juanjo - Fargas con Norton 750 cc; Cañellas - Rocamora con Bultaco 360 cc, interrumpidos por los de los británicos Degens - Doddard con Dresda 650 cc y los italianos Brettoni - Angiolini con una potente Laverda 750.

Ampliar Grau Volvieron los españoles por sus fueros en 1972 y 1973, con las victorias respectivas de los equipos Bordons - Grau con Bultaco 360 cc y Cañellas - Grau con Ducati 860. Este último equipo volverá a triunfar en 1975 con una Ducati 900.

El predominio de las máquinas inferiores al medio litro terminó definitivamente y fueron las potentes monturas de mayor capacidad las que dominaron entre los participantes, al tiempo que disminuía la presencia de las motocicletas nacionales. 

La concurrencia se vio incrementada con la participación de las máquinas de procedencia japonesa: Honda, Kawasaki, Suzuki y Japauto, que competían con las europeas: BMW, Ducati, Laverda y Guzzi, quedando en minoría las españolas: Montesa, Bultaco y Ossa.

Ampliar León En 1980, las "24 Horas de Montjuïc" fueron incluidas en el Campeonato del Mundo de Resistencia y las Hondas y Kawasaki japonesas fueron las vencedoras de las siguientes ediciones de la carrera barcelonesa, pilotadas por los franceses Leon - Chemarain, siendo interrumpidos sus triunfos por el de los españoles Mallol - Tejedo con Ducati 900.

Como última carrera puntuable para el Campeonato del Mundo de Resistencia, las "24 Horas de Montjuïc" se celebraron en 1982, porque un boicot protagonizado por los pilotos franceses, dio lugar a que en el congreso de la F.I.M. celebrado en Yugoslavia, fuera vetado el circuito de Montjuïc para las carreras puntuables para el Campeonato del Mundo de Resistencia. 
Los aficionados barceloneses que se habían perdido los grandes premios de España de automovilismo y motociclismo, por considerar los organismos internacionales que el circuito de Montjuïc no era apto para esta clase de competiciones, sufrieron un amargo desengaño al verse privados de la última gran carrera que les quedaba, sin que la Federación Española de Motociclismo hubiera levantado un dedo para salvarla. Ventiocho años ininterrumpidos de esfuerzos, desde 1955 a 1982 quedaron malogrados.

Penya Motorista Barcelona no se arredró ante ese cúmulo de circunstancias adversas y en 1983 puso de nuevo en marcha sus "24 Horas" a las que no ha querido renunciar, haciéndose acreedora al aplauso de los aficionados barceloneses, que no le regatearon su apoyo, demostrando con su masiva afluencia al circuito, que se sienten identificados con la carrera que los organizadores están dispuestos a montar de nuevo, en un plausible deseo de recuperarla para el deporte motociclista de Catalunya, contando con la valiosa ayuda que puedan prestarle el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya y otros organismos, convenidos de que las "24 Horas de Montjuïc", no deben morir.

Penya Motorista Barcelona no se ha limitado solamente a la organización de las "24 Horas". Recordemos el "Rally Internacional de los Pirineos", el de los "1.000 Kilómetros", las pruebas de regularidad de "Santa Creu d'Olorde a Panticosa", "Barcelona - Tarragona", la "Subida Nocturna al Castillo de Montjuïc", los "Triales de Primavera" y "Navidad", una carrera motociclista en el autódromo de Terramar, la recuperación de la carrera "Subida en cuesta a la Arrabassada", que por primera vez se organizó en 1922 por la Penya Rhin y de la que se hizo cargo la Penya Motorista Barcelona desde 1949 hasta 1979.

En los últimos años fue una prueba reservada a los motociclistas, pero en 1983, cuidó de su organización la Federació Catalana d'Automobilisme, y los vehículos de cuatro ruedas, con las motocicletas, volvieron a subir desde el desaparecido Hostal de l'Arengada hasta Els Penitents

Penya Motorista Barcelona ©, 2002-2005